CONTROL ACCESO MAYOR DE EDAD

Soy mayor de edad

 

Hook

06/04/2009 - 00:35 - 00704 visitas

Desde luego que trabajar, trabajan poco, pero tampoco se están quietos, vamos que no paran,

Me explico; Aunque no me lo explico, he vivido con dos amigos marroquíes en una casa que hemos alquilado, hasta ahí todo normal.

En el salón hay un reloj colgado de la pared que aparece y desaparece. Un día apareció colgado en mi habitación y a mi no me gustan los relojes y menos este de plástico brillante que mete un ruido infernal.

Bueno, pues fuí y lo colgué otra vez abajo en el salón y no es que me importe mucho que el salón tenga reloj o no, pero ellos duermen en él y son los que han traído este ruidoso trasto??!pues que lo aguanten ellos¡ Al cabo de unos días apareció de nuevo colgado por fuera de mi habitación con el consiguiente tic-tac que me pone de los nervios.

Llegue a pensar que subía solo, opte por quitarle la pila y dejarlo colgado pero estático.

Estando en la cocina mientras me preparaba algo de comer, escuche un ruido a mis espaldas que no me era desconocido, me di la vuelta y allí estaba, ese maldito reloj, colgado y funcionando con una alegría de mil demonios, lo cogí y lo colgué otra vez en el salón, pero esta vez tire la pila por el retrete.

Un par de días después, fui a sentarme en mi única silla para gozar escribiendo, pero mi silla de plástico no estaba, la busque en la cocina, en el salón, en el baño y en todas las habitaciones, pero la pobre no estaba, había desaparecido. Por la noche les pregunté a mis dos artistas, que si ellos la habían visto por casualidad y me dijeron que se la habían prestado a un amigo suyo. Yo les pregunte, que porque no le habían prestado el reloj, pero no me contestaron.

Al cabo de unos días, apareció una silla, que no era la mía de plástico blanco y cómoda, sino que era de las de terraza, pero de aluminio, ruidosa he incomodísima, se me clavaba el frío respaldo.

Por la noche les pregunte por mi silla y me dijeron que la habían cambiado por la de metal, porque a la hora de venderla se pagan mejor las de aluminio que las de plástico.

Hoy escribo desde la terraza de mi casa, sentado en mi gran ¨ bisnes* ¨ de aluminio, con el reloj a mis espaldas, recordándome el país que he elegido para vivir y con un embudo en la cabeza para evitar los rayos del sol, ya que mi sombrero de fieltro a desaparecido misteriosamente, también he perdido la autoridad sobre mi habitación, ya que a sido invadida por unos primos saharauis de mis amigos. Menos mal que tengo mi reloj que me tiene al tanto de las horas que faltan para que finalice el contrato de mi casa.

Moraleja: A veces tu único amigo no es otro que tu peor enemigo.

* bisnes: business, negocio

AGREGAR COMENTARIO

Nombre:

Email:

Web:

Comentario:

Codigo antispam / Antispam code:9918

© CapiTanito - 2018