CONTROL ACCESO MAYOR DE EDAD

Soy mayor de edad

 

Hook

06/03/2009 - 11:39 - 00943 visitas

Yo soy el burro Martín, no hablo, pero pienso, no escribo, pero mi amigo lo hace por mí, no se leer las letras pero puedo leer tus ojos y escuchar tu corazón.

Esta es mi historia?? nací hace unos años, no muchos, en el norte de Marruecos, por lo tanto en el norte de África, por lo que me considero un burro africano desde el corazón hasta la ultima garrapata de mi hermoso cuerpo.

Tuve una infancia feliz, crecí al lado de mis semejantes con total libertad y con mucho cariño por parte de mi madre y compañeros.

Desde pequeño sentí una gran atracción por el exterior de mi granja, por el mundo que nos rodea y sobre todo una persistente necesidad de conocer a los humanos , que con el tiempo, iría creciendo hasta el punto de atraer a un humano hasta mi.

Porque yo creo en las cosas que no se ven, creo en los deseos, que si las cosas las deseas de verdad, con tu corazón y con todo tu cuerpo al final, hay una mano oculta que te ofrece estos deseos para que tu los cojas. Tenéis que creerme, solo tenéis que escuchar mi historia para daros cuenta de que hay mas caminos que los que ven los ojos, pasaba los días en la cima de una loma contemplando la belleza de este continente, no es que viera muy allá, ya que los burros no vemos muy allá, pero de lo que si disfrutamos es de olfato, y con este podía deleitarme con los mas sublimes perfumes con los que puede deleitarse una pituitaria, azahar saliendo como un humo invisible de sus naranjos en flor, el olor, extraño aunque agradable del viento del desierto?? África?? septiembre, cuando la planta sagrada del cannabis estalla en hermosos y olorosos cogollos, pero el olor que más me gustaba, es el olor del mar ese olor a libertad a mundos nuevos, puedo distinguir perfectamente el suave olor del mediterráneo y el salvaje olor del atlántico.

En fin, que en esa loma pase gran parte de mi infancia y mas, cavilando, pensando en las cosas de la vida que no son pocas, esa loma fue mi escuela y el cielo la tierra, y mis ojos mis profesores. Allá arriba pude entender, comprender el sentido de la vida y pude vislumbrar mi camino y mi destino que no iba a ser otro que el de conocer mundo, conocer a los humanos y entenderles, tarea harto difícil puedo decir ahora que los conozco, porque nosotros somos burros pero las burradas las hacéis vosotros los humanos. Desde esa loma pude cargar mi cabeza de sabiduría y conocimientos, en mi cabeza caben muchas de estas dos cosas no es casualidad que la tengamos tan grande.

Siempre destaque entre los míos por mi inteligencia y sabiduría, porque seré todo lo burro que queráis pero tonto no lo soy, son dos palabras que vosotros siempre asociáis y no consigo saber porque, ya que conozco humanos tontos pero no son burros, todos en la granja conocían mis intenciones y ellos las deseaban conmigo, para ayudarme a conseguirlo ya que veían en mi, a un burro diferente y me respetaban hasta el punto de llegar a ser imprescindible para mi comunidad, a pesar de mi juventud me convertí en el sabio del grupo y cualquier problema o trifulca acababa subiendo todos a mi loma para pedirme consejo y para que interviniera poniendo paz con mis filosóficas y justas propuestas, porque yo soy un burro pacifico y pacifista, y no comprendo la violencia gratuita, ni mucho menos la de pago, "Haz el amor y no la guerra" es mi máxima.

No siempre he sido tan conformista como ahora, ya que mi nacimiento fue duro, lo pasé muy mal hasta que pude comprender. Cuando salí del vientre de mi madre me dejaron solo y no pude abrir los ojos hasta pasadas unas largas horas, pero lo que si podía hacer con claridad, era pensar y mucho, mi cabeza iba a mil por hora, ya que todavía no sabia bien lo que era, solo sentí que tenia cuatro patas por lo que comprendí , que no era un humano, pero no importaba, ?? - ¡seré un tigre¡ ¡un esbelto caballo andaluz¡ , ¡un león¡, ¡el rey de la sabana¡- , estaba muy emocionado y me daba miedo abrir los ojos, pero estaba muy contento de haber nacido por fin, abrí despacio los ojos , y tumbado desde el suelo empecé a mirar a mi alrededor, estaba en un establo, eso ya empezó a descartar opciones, ya que los tigres, no están en establos y los leones por supuesto tampoco , pero los caballos si , y si estaba en un establo es porque era algo apreciado, si señor, seré un esbelto caballo andaluz con su larga cola y su crin al viento, empecé a girar mi cabeza despacio a punto de saltar de emoción, pude ver que era de raza equina, pero no era un hermoso caballo andaluz, con mis patas delanteras toqué mi cabeza y me di con dos grandes orejas , entonces supe lo que era y exclame: - ¡ pero si soy un burro!- en eso que entro un humano con un gran turbante en su cabeza, - ¡un burro y encima moro¡-, el colmo de la mala suerte.

No quise salir en mucho tiempo del establo, estaba tan deprimido que quería morirme, ¿Qué iba a ser de mi? ¿Cual era mi destino encerrado en el cuerpo del más tonto de los animales?... no quería vivir.

Pasaron los días y largas noches de cavilaciones, poco a poco fui aceptándome, a mí y a mi cuerpo, aunque con una gran tristeza, pues creía que mi destino, no era otro que empujar un carro, ya que nací de una raza simple y llanamente obrera.

Todos trataban de consolarme, pero no había consuelo para mi desdicha, era un burro y moriría tan burro como era, ese era mi banal destino, pasaban los meses y cada vez estaba peor de mi depresión, hasta que un buen día me cogió mi madre, una burra muy, muy inteligente y lista como yo. Ella era una gran filosofa, pues como decía, me cogió y me hizo unas caricias, me hizo así con la cabeza ?? vamos ?? y subimos los dos, a lo que ahora es mi loma. Ella me enseñó los vientos, me enseño, a admirar el paisaje, a viajar con los aromas, también me enseño por donde estaba el mar, que aunque no se veía, si que pude saber donde estaba por su olor salado. Pero lo mejor de todo fue que me enseño a pensar. También me hizo comprender que nuestros cuerpos no son importantes, que solo son el vehiculo para todo lo que no se ve de nosotros ya que solo somos lo que no se ve, lo otro solo es carne y pelo, que guardan en su interior un corazón. Y cuando pude entender eso, me sentí libre, muy, muy libre, porque entonces comprendí, que lo importante no era ser un burro o un león, que lo importante era que podía pensar y tener sentimientos, estaba vivo y eso era lo importante y que si quería ser un tigre o un león, solo tenia que cerrar los ojos y desearlo, ya que con mi imaginación me podía ver corriendo por la sabana o volar como un águila bajo el sol, por fin supe quien era y lo que era.

Desde ese día, fue como si hubieran dado a un interruptor en mi cabeza y empezó a pensar con claridad.

Mi madre y esa loma fueron los artífices y siempre se lo agradeceré, sobre todo a mi madre, que la pobre ya murió y debe andar por Tombuctú (el cielo de los burros).

Cuando recuerdo estas cosas no puedo por menos que emitir un rebuzno de risa, desde la posición en que me encuentro ahora, después de tantos viajes, tantas aventuras, tantas cosas que han pasado desde que abandone mi hogar. Ha sido una vida plena y rica en experiencias a las que los burros, normalmente no tenemos acceso, pero yo he tenido el privilegio de poder vivirlas, gracias a mi inteligencia y todo hay que decirlo, también gracias a mi compañero y amigo, una bellísima persona y un gran??.

- Vamos, Martín deja de hacerme la pelota que si no, no sigo escribiendo, que son tus memorias, no las mías* - ?? bueno pues eso, un buen tipo.

?l fue, el que me saco de mi granja para darme a conocer el exterior, él dice que se fijo en mi desde un autobús, él dice que no paró hasta que pudo tocarme, él dice que no paró hasta que pudo sacarme de allí, él dice muchas cosas, todas por no admitir que fui yo el artífice de esta situación, gracias a mis deseos, ya que fui yo quien me fije en él desde el primer momento.

?? ( este burro esta loco)- si, si loco pero mira cuantas cosas has visto conmigo.

?? ( anda ya )-.

En fin, no vamos a entrar en discusiones banales para ver quien ha sacado a quien de paseo, ya que yo lo tengo bien claro. Parecía que nos conocíamos de toda la vida, enseguida congeniamos y yo le trataba como a uno más sin distinción de razas. ?l por su parte, adopto la misma postura, por lo que desde el primer momento fuimos ni más ni menos, que dos amigos?? buenos amigos y compañeros de aventuras.

Estuvimos viviendo un tiempo en las montañas del Rif, exactamente en Chiefchaouen ( Chauen) que mi colega dice que es su pueblo , aunque él , es español, pero a veces se le olvida, que por otro lado no me extraña que se le olvide, ya que lleva toda su vida de un lado para otro de este mundo, por lo que solo se considera un hombre de la tierra, como yo, que también soy un burro viajero y aventurero y me considero un burro sin patria ni bandera solo un hijo de la tierra. Y es que somos dos almas gemelas, pues como decía vivimos en Chauen, en una pequeña casita pero suficiente para tener cada uno su rincón de intimidad para nuestras cosas. A mí me toco la cocina y a él, la habitación de al lado, estuvimos muy bien, pasamos un poco de frío y un poco de humedad, pero estábamos a gusto, teníamos muchos amigos que venían a casa o nosotros íbamos a las suyas, días de vino y canutos los podríamos llamar, siempre amparados por un caliente fuego y un humeante tajin.

Allí tuve yo mis primeras experiencias con el mundo de la droga, ellos se sentaban en el suelo tapizado de alfombras y estupendos cojines, para charlar y fumar, - ¡no hacían otra cosa en todo el día!- y yo, me colocaba (y nunca mejor dicho) por encima de sus cabezas y podía inhalar todo el humo sobrante que no era poco.

A veces empezaban a temblarme las patas y me derrumbaba en el centro mismos del grupo, momento que todos aprovechaban para posar suavemente sus piernas sobre mi cuerpo, para recibir mi calor sobrante, esta acción me parecía extremadamente cariñosa por ambas partes, otras veces me quedaba de pie con la cabeza agachada mirando fijamente el suelo con los ojos como platos y pensando en las cosas terrenales y en las divinas. Llegue a tener experiencias místicas y extra-corporales, sobre todo una vez, que me dieron a probar un trozo de "maajun", que es un dulce, a base de hachis y kifi muy fuerte, casi como un acido?? y también he tenido experiencias con LSD muy buenas y divertidas, no podía parar de rebuznar, pero esto os lo contare mas adelante.

Mi amigo me contó, que cuando vivía aquí, también estaba acompañado pero por un perro que se llamaba Martín como yo, yo llevo ese nombre en su honor, él murió a manos de la droga, estricnina exactamente, algún vecino desaprensivo lo enveneno dándole un trozo de carne impregnada con esa droga, solo por el placer de matar, algo que no consigo entender, no entiendo esta jodida mala hostia que a veces os sale a los humanos, en fin??

Tiene muy buenos recuerdos del perro Martín, dice que era muy bueno como yo, y que aunque era feo de estampa, era hermoso de corazón. (Es que mi amigo a veces va de poeta y le gusta decir cosas bonitas).

El invierno, con su frío y tanta lluvia, se nos hacia cada día mas pesado he interminable, hasta el punto de coger los bártulos y marcharnos un poco mas al sur en busca de un poco de luz y un poco de calor, pues llevábamos en Chauen dos semanas con el cielo oscuro y totalmente encapotado.

Larache fue nuestro primer destino. Y allí contratamos los servicios de una camioneta con su correspondiente conductor para que nos llevara al gran sur, concretamente a Dakhla (Sahara occidental), la últimas ciudad de Marruecos donde tenemos grandes amigos. Elegimos esta opción, porque en Larache no hubo manera de que me dieran hospedaje en ningún sitio, (y eso que soy casi humano) pero cualquiera se lo explica a los patrones de la pensión, estos lugares solo admiten animales menores, moscas, mosquitos, cucarachas, pulgas, arañas y mas, no puedo entender como no admiten a un burro inteligente y civilizado como yo. En fin Pilarín??, que me toco pasar la noche atado a una argolla y en la calle como un burro cualquiera. Con todos los peligros que hay, no pude pegar ojo en toda la noche de puro miedo, aunque de tanto en cuando se asomaba mi amigo por la ventana de su habitación para preguntarme: - ¿como estas, Martín? - ¡como voy a estar, pues jodido y cagao de miedo, no te jode!-?? por fin llegó Nordin con su camioneta y nos fuimos en busca del sol. ¡¡¡ yuhhhuuuu!!!!.

El viaje estaba programado para llegar en unas cuarenta horas, pero como en este, mi país, no hay nada seguro al final tardamos seis días, tuvimos prácticamente una avería en cada pueblo (que no hay pocos) y a pocos kms de Dakhla se nos incendio la camioneta, y mi amigo y yo tuvimos que pasar la noche a la intemperie al lado de la carretera esperando que alguien viniera a rescatarnos , ya que nuestro conductor paró el único vehiculo que pasaba por allí y se marcho en este, el conductor nos dijo que mandaría a alguien para rescatarnos, cosa que no ocurrió hasta el mediodía siguiente, si no llega a ser por mi, mi amigo se muere de frío esa noche, aunque él, no es consciente de ello, me debe la vida, aunque dice que no es para tanto, yo sé que es así , porque le sentía tiritar acurrucado a mi cuerpo. Esa noche tampoco dormí nada intentando darle calor, y es que del miedo que me daba pensar que se podía morir, no pude pegar ojo??. ¿como iba a yo a viajar solo? ¿Cómo explicaba yo a sus amigos de Dakhla que se había muerto ¿ ¿y si me echaban a mi la culpa de todo? ¿Y como serian sus amigos?... porque los amigos de este, son cojonudos estando con él, pero estando solo, me dan un poco de miedo, porque yo creo que buenos lo son, no lo niego, no digo yo que no lo sean??. (Ahora peligrosos también los son un rato.) Y estando yo solo, no se si me aceptarían ya que la primera impresión es de que soy un burro cualquiera, porque mi inteligencia no se ve a simple vista.

Por fin llego el vehiculo que nos llevaría a nuestro destino. Dakhla, pero cuando lo vi acercarse me acojone un poco, porque no era una camioneta como la de Nordin, sino que era una cosa extraña sin caja, pero con una especie de grúa o remolcador, no sé, una cosa muy rara, no me explicaba donde pensaban colocarme a mi, ya que delante solo había sitio para tres y detrás solo disponía de un extraño invento con forma de grúa, solo había una manera y me daba pánico solo de pensarlo,

Los dos elementos que llegaron, no tenían desperdicio, uno era un mauritano de dos metros y el otro un saharaui completamente borracho, yo la verdad no sabia si venían a salvarnos o a rematarnos.

Al principio se querían llevar el esqueleto de la camioneta quemada, y después de unas explicaciones del jefe, optaron por colgarme a mi del gancho de la grúa, a lo que me opuse terminantemente con poco éxito o ninguno, ya que en un momento me pasaron unas cintas por debajo de mi vientre y las engancharon por encima de mi cabeza al gancho, y a la voz de: - ¡Saafi (ya está)!- empezaron a izarme como si nada.

Y es que las cosas hay que probarlas para saber si te gustan, y tengo que decir la verdad, me gusto y mucho, ya que me sentía seguro , confiaba en el mauritano y su amigo sabia que no me caería, que cuando el mauritano dijo ya esta fue un ya esta definitivo, rotundo, nunca he montado en un tiovivo, pero me imagino que la sensación es la misma volar como un pájaro, si cerraba los ojos, podía imaginar que era una gran ave surcando los cielos, como me enseño mi madre.

Llegamos al "Bar Doums" de Dakhla, toda una gran institución en esa ciudad, pero como yo estaba muy a gusto me dejaron colgado de la grúa, en Dakhla tuve dos experiencia muy especiales, una fue que vi el mar por primera vez en compañía de Ginesito, mi amigo y una caja de cervezas, la otra que me di a la bebida, no fue por mi culpa, fue culpa de mi amigo que es una botella con patas, y de sus amigos que le siguen a la zaga. A mi me gusta la fiesta y pasármelo bien y estar con los amigos pero lo del alcohol yo no lo conocía, y gracias a mi inteligencia, bueno, mi amigo también me advirtió sobre el tema, pero como el y yo creemos en la libertad individual de los seres, se puede advertir, avisar, pero nunca cortar, ni coaccionar a otro ser, una especie de anarquía en su mas pura forma. Y claro, con tanta anárquica-libertad me agarraba unos globos que paqué.

Me muero de vergüenza cada vez que me acuerdo de mi primera borrachera, fue en el hotel "Sahara Regenci", un hotel de lujo aunque, ese día perdió algo de ese lujo con nuestra irreverente presencia, ese día no me mate de milagro porque se me metió mi amigo por delante y me hizo tropezar, con tan mala pata que baje las escaleras rodando.

Mi amigo dice que no fue así, pero yo lo recuerdo perfectamente, a veces pienso que no se como a podido viajar este hombre tan lejos y arreglárselas solo, con este déficit de memoria tan grande que tiene, no se acuerda prácticamente de nada. Porque todo hay que decirlo, estas menorías, las escribe el , porque yo no tengo manos, porque dios no a tenido a bien en concedérmelas , lo que si me a dado a sido una gran memoria, por eso se llaman memorias, y se escriben porque estoy yo aquí para recordárselas, porque si no aquí no habría mas que hojas en blanco, -( pero que chulo eres colega) ?? venga amigo no te mosquees que también tienes cosas buenas, si ir mas lejos tu mujer, ¡que mujer! ¡Que planta! Y que inteligencia, enseguida que la ves, te das cuenta de que es mucho más inteligente que él. Una mujer muy elegante, enseguida congeniamos, debido a nuestro gran nivel intelectual (ausente por otras latitudes).

Ella paso unos días con nosotros aquí en Marruecos y lo pasamos en grande preparamos comidas con amigos, íbamos a la playa y paseábamos a la luz de la luna solos, uno al lado del otro, ya que a mi amigo lo de los paseos no le va, entonces era yo el encargado de deleitar a la dama con los paseos, (porque seré burro, pero también soy un caballero) y desde luego mi querida amiga ana, una dama. La primera noche cuando llego preparamos una cena intima para los tres, yo ese día estaba de los nervios, iba de un lado para otro, no sabia ni lo que hacia, me entraban taquicardias, cuando llegó, me escondí, tenia miedo pensaba que no le gustaría, yo soy un burro, y no se como se lo va a tomar, aunque mi amigo le a hablado de mi en las cartas y por teléfono.

Pude escuchar su voz en la otra habitación, pero no podía imaginar como era??y de repente, salió de sus labios la palabra Martín, y entonces saque todo mi valor y salí a su encuentro. Cuando nos vimos, ella me acaricio la frente y me beso, después me dijo: - así que tu eres el famoso Martín- yo estaba viendo las estrellas, en ese momento el mundo paro bajo mis pies , me quede como los de matrix flotando, porque nunca me había besado una mujer y menos como lo hizo ella, con el cariño que lo hizo, nos quedamos mirando un momento y ella dijo: - es precioso, como lo había imaginado ?? y él contestó: - este es mi buen amigo Martín, el burro filosofo, mi hermano.-

Esta vez estuviste bien, muy bien tengo que reconocerlo, fue una presentación rozando casi lo perfecto.

En el transcurso de la velada nos soplamos tres botellas de vino, una por barba, aunque de la mía, media fue a parar al suelo como siempre, y es que no aprendo a beber como los humanos. Ella dijo -¡joder! Pues es verdad que bebe Martín, yo creía que era broma -?? y se rió. - Pues claro que bebemos, pero solo si encontramos a un amigo que nos saca de la granja y nos lleva de bares-.

Fueron unos días memorables, en compañía tan agradable, hay cosas que no se olvidan y los días que pasamos juntos es una de ellas. Ya puede dar gracias mi amigo, por tener dos almas como nosotros que nos preocupamos por él, si yo tuviera una mujer como esta, no la dejaría sola ni un minuto, no entiendo como puede vivir sabiendo que hay una mujer así que está loca por él, y quedarse aquí solo, sin morirse de pena, en fin, siempre se ha dicho, Dios da pan a quien no tiene dientes, aunque creo que lo suyo de Marruecos, es porque ha preparado alguna en su país?? (Para ya Martín que hemos dicho que de esto no íbamos a escribir nada, ok) ooookkkk, en fin. Una gran dama esta ana no la olvidare jamás.

Para cambiar de tema, os voy a hablar de cuando vi el mar por primera vez, fue algo inolvidable, y entrar en el ,y ser bañado por sus aguas, la sensación mas placentera que he tenido, estuvimos un buen rato andando , y poco a poco, iba penetrando su olor suavemente en mi apéndice nasal, e iba acelerando mi corazón. Subimos una duna, no con poco esfuerzo, pero valió la pena - ¡joder si valió la pena!- porque entre mis burros ojos, estaba ¡él!, el increíble océano, el atlántico con toda su grandeza, no pude por menos, que soltar un rebuzno de alegría, estaba asistiendo a una de las grandes obras del poder de dios, solo él podría haber hecho una cosa tan grande y hermosa.

Pude bañarme en sus frías aguas, pude jugar con sus olas y pude saborear su extraño sabor salado, mientras mi amigo no dejaba de molestarme con sus advertencias sobre los peligros de una ola o cualquier otra tontería de su extenso catalogo, en esas, que llegó, mi muy buen amigo Ginesito y su singular apéndice, una caja de latas de birras. "STORK", corrí a su encuentro rápidamente para ver si me daba una, me hizo unas caricias que yo acepté ansioso por que me diera la cerveza, pasamos una tarde estupenda junto a mi amigo Ginesito y sus birras, el me contó que a cinco mil Km. de donde nos encontrábamos estaban las islas canarias, me gustaría conocer esas islas, con sus carnavales al estilo Río de Janeiro, ahí si que me lo iba yo a pasar bien bailando la samba ¡yuhhuuuu!... Se acababa el día y de la caja de Ginesito solo quedaba ya el cartón, momento que aprovechamos para darnos el piro.

Gracias a un desarrollo intelectual inusual en los de mi especie, he podido observar a los hombres desde un punto de vista diferente al que podíais estar acostumbrados, gracias a mi inteligencia, puedo pensar, discernir, e incluso filosofear sobre lo que yo he venido a denominar "EL ERROR HUMANO" aunque todavía no he podido descubrir en que momento de la etapa evolutiva tuvo lugar, ese bien llamado error humano, porque pienso que el hombre en algún momento de su evolución no muy lejano, perdió el oremus., y tiro por los cerros de ?beda, con lo bien que íbamos, pero descarriló, mi teoría es bien sencilla y es esta:

El hombre y la tierra son la misma cosa, o mas aun, el hombre pertenece a la tierra, porque esta le da la vida en todos los sentidos, antes y después de nacer, lo alimenta, y le da cobijo todo el tiempo que dura su estancia en ella en forma de ser vivo, cosa, que no parecéis tener en cuenta, y entonces, es cuando viene el error que lleváis arrastrando y que cada vez se hace mas grande y mas grave. El problema empieza cuando el hombre, se va distanciando de la madre tierra, prescindiendo de ella, o creyendo que prescinde de ella, porque de una esposa te puedes divorciar, porque no hay vínculos, pero de una madre no, a una madre la puedes repudiar, que es lo que habéis hecho vosotros, pero el vínculo sigue ahí. Esas ciudades que habéis construido tan grandes , tan luminosas , tan bonitas, pero que inhóspitas, donde se pierde por completo la esencia de los seres, donde no se habla por el placer de hablar , donde solo se mira para buscar y se ha perdido el placer de admirar, porque en estas ciudades, no hay nada que admirar.

Yo quiero mucho a los seres de todas las razas, colores y culturas, pero si tuviera que llenar una nueva arca de Noé, la ultima pareja que subiría a bordo, seria la de humanos, con todo el dolor de mi corazón, pero seria en beneficio de las demás, porque la verdad es , que lo jodeis todo, y os aprovecháis de todo y de todos, solo hay que ver como tenéis repartido el mundo y eso que vosotros mismos os denomináis hermanos?? ja,ja,ja?? primos lejanos diría yo mas bien viendo como os tratáis, los hermanos comparten, incluso los primos, por lo menos en los de mi especie a los que llamáis burros, el egoísmo que padecéis es como un cuchillo recién afilado que corta cualquier lazo existente, porque claro es muy fácil "ayudar" a los necesitados con un donativo para desempolvar de tanto en cuando vuestra consciencia.; los donativos no sirven, solo son gotas de lluvia en un mar (de lagrimas) que se pierden en el camino, lo que se necesita es compartir si se quiere equilibrar la balanza, solo hay una forma y es compartirlo todo , pero todo, lo bueno y lo malo, sino , no sirve. Hay hombres y mujeres que conviven con la madre tierra, tienen esa suerte, pero les faltan otras cosas, y esas son las que hay que hacerles llegar, las que hay que compartir, no se trata de dar lo que no nos sirve, ni de lo que nos sobra, estoy hablando de justicia, de libertades, de bienestar, dar la mitad de todas estas cosas y coger la mitad de sus injusticias y de sus desgracias, la mitad de ese racismo con el que son tratados, ¿ porque no abrís esas fronteras? para que corra el aire, para que fluya la vida, para que entre un soplo de aire fresco, el vuestro está demasiado viciado ya, demasiado corrompido, y se nota un vergonzoso bochorno en la parte noble del globo, pero claro, entonces no interesa el trato, porque una cosa es quedar bien dándole la propina y otra muy diferente, es arriesgaros a perder vuestro codiciado "estado de bienestar", porque estáis tan sumamente consentidos, tan increíblemente mimados, que seriáis incapaces de sobrevivir con la ausencia de este, vuestro loado "estado de súper-bienestar", sin embargo tenéis el valor y el poco corazón de ver morir a vuestros hermanos como si vierais una película de Walt Disney y sin que se os altere o se estremezca un solo poro de vuestra bronceada piel. Solo una pequeña exclamación ¡que desastre! pero sin profundizar en este desastre porque sabéis con lo que os vais a encontrar, con lo que vais a descubrir, que los causantes de ese desastre son los que están sentados frente a ese televisor que como un espejo acusador dirá que sois vosotros mismos los causantes de sus desgracias, de sus hambrunas y de su muerte televisada. Os gusta demasiado andar sobraos. Que gran oportunidad habéis perdido los humanos de ser felices por culpa de vuestro egoísmo.

Si yo pudiera hablar en vez de depender de una mano amiga que lo haga por mi a través de la escritura que queda plasmada en estas paginas, estoy seguro de que podría darle un vuelco a esta dramática situación que habéis provocado, o por lo menos darle un punto de vista nuevo, fresco o por lo menos diferente.

Debido a mi gran nivel intelectual y mis conocimientos como observador acérrimo de la raza humana he podido comprender vuestros problemas y buscar soluciones a estos. Desde luego que sé de antemano que con vosotros, esto es poco menos que predicar en el desierto, y que son propuestas demasiado arriesgadas para vosotros y no las aceptareis, por lo menos yo lo digo y dicho queda, he inmortalizadas mis palabras en estas memorias, cuando se publiquen, que por otro lado al paso que llevamos y al paso que escribe mi colega no se si las veremos publicadas ninguno de los dos.

?? Oye burrito que yo no me dedico a escribir, ¿vale? Que bastante tengo con haberte prometido que lo haría ¿okay?- oooookayyyy ?? pero amigo si es verdad vas muy lento, cuando no se te cae la cerveza encima de los folios es la ceniza del canuto y pasas mas tiempo reescribiendo lo que has manchado que escribiendo lo que yo tengo que explicar y así no hay manera, si yo pudiera escribir, verías, ya iríamos por la quinta edición.

?? menos lobos Martín - en fin, a cada uno nos toca nuestra cruz y a mi me a tocado??- Martín que lo mando todo a la mierda - vaaale, prometo no meterme mas contigo, perdona amigo?? pero es que me enciende que vaya tan despacio.

Yo también he tenido mi época de gustarme la ciudad y las luces y patearme las calles a las cinco de la mañana con los colegas, fue una buena época, lo pasamos muy bien, vi cosas que nunca había visto he hice cosas que nunca había hecho?? sin ir mas lejos, en holanda adquirí una notable fama en el mundo del espectáculo, porque yo he estado viviendo en Europa, con mi amigo y estuve una temporada trabajando?? mientras mi amigo??tomaba cañas. Siempre me acuerdo de la primera vez que cruce el estrecho, yo el burro Martín he conseguido solo y casi sin ayuda de nadie cruzar el infranqueable estrecho de Gibraltar?? bueno mi amigo también me ayudó pero vamos, casi solo.

Tardamos meses en arreglar los papeles, pero a base de moverlos y moverlos lo conseguimos, no con poco esfuerzo por parte de mi colega, (todo hay que decirlo) nuestro mayor problema era que en Europa esta terminantemente prohibida la entrada de animales provenientes de África (incluso de personas pobres) solo esta permitida la entrada a políticos, empresarios de dudosa reputación o mafiosos, que vienen a ser todos lo mismo. Pero a mi amigo que de tanto en cuando se le enciende la bombillita, en su escaso cerebrito, se percató de una información?? "EN ESPA?A LOS BURROS ESTAN EN PELIGRO DE EXTINCION" ?? llamo a no pocas asociaciones y sociedades protectoras de nuestra especie, ofreciendo un ejemplar como yo. Y ellos, se aseguraron de no perder esta gran oportunidad, arreglándonos toda la documentación necesaria para dar el gran paso, no fue una tarea fácil, ni rápida, pero al final lo conseguimos. Nos vinieron a buscar a la frontera de Ceuta con un camión especialmente diseñado para tal menester, los de la protectora se encargaron de entregar los papeles a la policía marroquí que no eran otros que los billetes con la cara de Mohamed VI y que en España se llaman dinero pero en el moro se llaman soluciones??

Y mi amigo empezó a hacer efectivas las condiciones, la primera dar un paseo por Ceuta con el camión que debía tener una ventana para que yo pudiera hacer turismo visual, la segunda, que podría dar un paseo por el puerto pero fuera del camión, nunca había visto antes un puerto y la verdad es que alucine sobre todo con los grandes barcos, mira que soy inteligente pero hay una cosa que no logro entender??¿ como pueden mantenerse a flote estas moles de metal?, porque yo creía que todos los barcos eran de madera por una lógica aplastante la madera flota?? pero el metal?? no, o eso creía yo, en todo caso iba a embarcarme en uno de ellos, lo que no tardó en ocurrir. Me subí otra vez a mi camión o roulote para embarcar, mi amigo no me abandono ni un momento, aunque el iba sentado al lado del conductor y yo en la caja, todo hay que decirlo.

Cuando el barco se puso en marcha y menuda marcha que llevaba, mi amigo me abrió la puerta de la caja para que bajara un ratito, buscamos una pequeña ventana para ver el mar y como íbamos en la bodega del barco cuando nos asomábamos, por cierto que tenia que levantar las patas delanteras para poder asomarme, momento en que nos salpicaba el agua recordándome esa extraña aunque placentera sensación, por segunda vez en mi vida ese sabor salado entre mis labios, sabor a libertad.

Hay que ver como son las cosas, las personas en mi país están locas por salir y llegar a Europa y yo todo un burro?? inteligente eso si, consigo cruzar el estrecho prácticamente sin ayuda de nadie, llegar a España y ser bien recibido por una asociación que encima me protege, tócate los cojones.

El viaje fue una delicia, ni me maree, ni nada,??un agradable paseo por el mediterráneo. Por fin llegamos a Algeciras, el barco hizo unas maniobras, para después abrir las compuertas de la bodega para dar paso a unas de las mejores vistas que he tenido, estaba a punto de pisar "ESPA?A" más que eso, estaba a punto de pisar otro continente??el continente europeo??occidente para más señas, yo, el burro Martín, un burro y encima "moro" ha conseguido cruzar él solo, el estrecho de Gibraltar, ja, ja, jaaaa??

Los coches se empezaron a mover despacio y yo me moría de los nervios, cuando pararon el camión abrieron la puerta, para que yo saliera y allí había un grupito de gente que había venido para recibirnos, baje del camión y mi amigo se acerco a mi para ser el primero en felicitarme por mi hazaña, y después me beso, cosa que no me gusto mucho y menos, delante de tanta gente, ¿ que van a pensar?, que somos gays o que practicamos la zoofilia, y uno acaba de llegar, pero ya tiene una reputación que defender??y además como semental, y no me puedo andar con mariconadas, no puedo mancillar mi reputación justo llegar.

Y aquí estaba yo dispuesto a subsanar este déficit que padece España de seres de mi misma especie. Dimos un paseo a pie por Algeciras, mi amigo, una chica de la protectora y un servidor, disfruté mucho del paseo y de la ciudad, con esas plazas tan coloridas con sus rosales y su baldosa azul, todo tan andaluz y tanta influencia árabe, vamos que me encontraba como en casa, esas preciosas calles peatonales, llenas de gente aunque tiene un aires, no es como Marruecos, es otro rollo, no por la cantidad de gente, que en Marruecos , otra cosa no abra, pero a gente por la calle no nos gana nadie, lo digo por la forma de pasear, no sé, van como menos amontonados que nosotros, aquí van mas como los coches, cada uno por su lado y sin pisar. Y los coches, menuda diferencia, es que no pisan ni la raya y paran cuando toca, ¡¡ y casi no pitan!!, pero ya me gustaría ver su habilidad en mi país, por ejemplo en la plaza "Jamma el Fna"

de Marraquech, que no hay rayas en el suelo y van todos en bloque, taxis, bicis, burros, carros y un largo etcétera de cosas sobre ruedas o sobre cualquier otra cosa lejos de imaginar para una poco entrenada mente occidental, para que os hagáis una idea de la destreza mental de mis paisanos, solo os diré que en mi país las alfombras son voladoras (y eso es de lo primero que se inventó).

Aquello es un "infienno pá los guiris*", por lo que esto es dulce como la miel. Ahora puedo comprende mejor la palabra civilización de ??cívico??y también puedo entender que va muy bien para las cosas o los asuntos de tráfico, pero en otros asuntos pincha, porque los asuntos de tráfico los lleváis como dios, por lo demás, puedo decir sin miedo a equivocarme que sois la raza más inhumana, mas deshumanizada que hay sobre la faz de la tierra aunque conduzcáis de puta madre.

Después de la visita cultural nos dirigimos a lo que iba a ser mi nuevo hogar durante un tiempo. Por el momento retornaba a mis orígenes equinos, mientras mi amigo seguramente se ponía fino a cervezas entre gestión y gestión, para ver como podía sacarme de este sitio y continuar nuestro viaje.

Tres días sin tener noticias de mi amigo. Creía que me había abandonado y es que a veces, desconfió un poco de este hombre, como es tan despistado, pasan tres días, he igual ya no se acuerda, porque esta en Algeciras y continua el viaje sin mi. Es la vez que más tiempo habíamos estado separados desde que nos conocimos, no es que le echara de menos, pero vamos, como que me faltaba algo.

Al cuarto día apareció con noticias no muy buenas??para mí, o mi primera impresión fue esta. Me tenia que quedar en la granja dos meses después de los cuales recuperaría mi libertad y podría continuar mi peregrinaje por Europa y por el mundo mundial; Y lo peor de todo, mi amigo se iba de viaje a Valladolid, la ciudad donde vive la familia de mi amiga Ana, y da la casualidad de que ella se encuentra allí pasando unos días, y para allá que se va como alma que lleva el diablo?? si es que tiene un morro que se lo pisa el tío. ¿Y yo que? Yo también quiero verla y estar con ella, pero no, yo tengo que quedarme aquí jodido a esperar que al señoriíto no le falle su enferma memoria y me deje aquí para el resto de mis días, si es que nunca tenia que haber emprendido este viaje con él, lo sabia que al final me pasaría esto porque ya lo decís vosotros, tiran mas dos tetas que dos carretas , y yo no tengo ni tetas ,ni carretas y claro, aquí me quedo comiendo peros??¡¡maldita sea!!. Dijo que le daba mucha pena dejarme aquí tanto tiempo ja,ja,ja,??dijo que me iba a echar mucho de menos ja,ja,ja, eso no me lo creo yo ni harto de tripis, vamos estando con Ana, me iba yo a acordar de ti ja,ja,ja,ja. Lo que hizo, también fue recordarme para lo que estaba yo aquí y lo que se esperaba de mi , y es que con los nervios y todo lo que a pasado ,se me había olvidado ,y claro , pensándolo bien , yo en este sitio no era un burro mas, era un semental, mas aun, era el semental que había cruzado el estrecho para mejorar la raza equina de esta parte del universo, y visto así, no tenia tan mala pinta la cosa y entonces me tranquilicé y di en pensar, porque claro soy el gallo de este corral y pasar dos meses a cuerpo de rey, buena comida, buenas hembras y gente amable que me mima no esta tan mal??

Y llegó el día de las despedidas, el autobús que llevaría a mi amigo a Valladolid salía a las nueve de la noche, me emocione un poco porque a mi amigo se le cayeron unas lagrimas al despedirnos (lo que hace el alcohol, eh??) me dijo que le daría un beso a Ana de mi parte y que el no tardaría mucho en volver, una semana a lo sumo y después volvería Algeciras.

Pues ya está, ya me he quedado más solo que la una. Bueno, no tan solo por ahí andan mis hembras , todo revolucionadas mirando a ver cual pasa primero por mi establo, por lo que me propuse empezar mi trabajo cuanto antes, ya que para eso me habían contratado y además, me lo pedía el cuerpo. Pasaron diez días y el tío no daba señales de vida, pasaron veinte, y por fin mi asistente me dijo que había llamado mi amigo y que había dado orden de que viniera alguien y me dijera, que en una semana volvía a Algeciras y que no volvía solo. Stop.

Mi asistente cumplió la orden a rajatabla, pero no pudo evitar un comentario que fue este: - bueno burrito yo ya te lo he dicho, ahora es tu problema entenderlo, ja, ja, ja, esta como una cabra tu amo, mira que llamar para dar un recado a su burro, hay que estar colgado - ¡¡¡tu si que estas colgado capullo, si crees que no he recibido el mensaje ignorante de los cojones ¡!!...Si es que a veces me enervan estos humanos. Y me retiré a mis aposentos para pensar en eso de que no venia solo, no me puedo creer que venga con mi querida amiga, aunque pensándolo bien, ella no trabaja, ni tiene obligaciones en Menorca donde vive y suspira por su amor, el sortudo de mi amigo, (no se que pasa con estos amigos míos que no dan un palo al agua y solo escuchar la palabra trabajo se les pone mal cuerpo).

Pase unas semanas la mar de entretenido, pero la mar de nervioso pensando y preguntándome si seria ella, Aunque la verdad es que me empezaba a encontrar bien en este lugar, me trataban a cuerpo de rey y todas las noches tenia fiesta "Kebire*", aunque con eso no digo que no tuviera ganas de marcharme, pero no sé, como que si esto se alargara un poco mas tampoco iba a darme un ataque de nervios, ya se sabe, la cabra tira al monte, pues eso, que los burros también.

Y por fin llego el gran día, o por lo menos habían pasado los siete días anunciados para la llegada, pase todo el día y parte de la noche asomado a las barreras de la finca, pero ahí no apareció nadie, ni al día siguiente, en fin, yo era consciente de la falta de puntualidad del jefe, pero pensé que al venir acompañado eso le obligaría a cumplir con el horario previsto. Pero al tercer día, apareció mi querido amigo.

¡Que alegría! nunca había estado tan contento de verle?? ya ves que cosa.

No podía dejar de brincar de contento y por primera vez solo me importaba él, porque al fin y al cabo éramos hermanos, un poco diferentes a lo usual, pero hermanos al fin y al cabo. ?l me abrazó, y me dijo: - sabes que no he venido solo, he traído a una amiga tuya.- ¡¡¡¡ Lo sabía, lo sabía, lo sabía, sabía que era ella desde el primer momento, esssssss que lo sabía. !!!! ¿Pero donde esta?... Al pensar eso apareció ella por la entrada al recinto, inconfundible esa esbelta figura, no podía verle bien la cara porque no veo bien de lejos pero podía ver su esbelta figura. Como una diosa apareció ante mí y me beso por segunda vez. ?? Hola Martín, que guapo estas, cuanto tiempo sin vernos, - y me volvió a besar y entonces mis patas traseras empezaron a dar coces al aire y no las podía controlar y empecé a dar saltos de alegría y felicidad, porque volvíamos a estar juntos una vez mas, y eso había que celebrarlo de alguna manera, pero mas pronto que tarde. Estuvimos toda la tarde juntos, esperando que yo cumpliera mi condena.

Y el último día, mi hermano, me preparo una gran fiesta, invito a mis asistentes y a los mas enrollados de la asociación. Hubo de todo, para todos y mucho vino, porque mi amiga trajo el coche a tope de buen vino de su tierra. Cuando aquí el jefe se había soplado botella y media de tintorro, empezó a marear al personal (porque mareaba) intentando explicar nuestra historia, pero solo se quedó en eso, en un desastroso y balbuceante intento, y es que cuando se coloca, hay que echarle de comer a parte, como a las vacas. Intentaba con muy poco éxito hacerles participes de mi extraordinaria inteligencia, pero con la poca que le quedaba a él en ese momento no hubo manera, por lo demás nos lo pasamos muy bien y yo también me cogí el puntito

Con lo que mas alucinaron los de la granja fue cuando mi amigo dijo (era al principio de la fiesta y todavía se le entendía) ?? Martín ¿quieres beber? ?? a lo que asentí con la cabeza y me acerque para que me enchufara una de Elías Moro* .

Los de la asociación miraban horrorizados a mi amigo, le veían como a un pervertidor de burros. No les gustó mucho nuestra actuación porque ellos defienden a los animales ante las atrocidades que cometéis vosotros los humanos con algunos animales?? pero ellos, no tienen el vínculo que tenemos aquí el jefe y yo. ¿Por que razón no esta bien que mi amigo me de vino?, él simplemente me ayuda a ejercer mi derecho a hacer algo que me gusta?? y mucho, porque si yo pudiera coger la botella sin ayuda o ir a un bar a fumar unos petas y tomarme unas cañas, o unos cubatas con los amigos, tened la seguridad de que no saldría de ellos. Por lo que, lejos de ser una perversión es un acto de libertad y de ayuda entre dos hermanos. Porque la libertad no es patrimonio de la humanidad exclusivamente, sino que abarca a todos los seres vivos de todas las especies y razas. Además, a mi amigo le gusta hacer alucinar a la gente con estas cosas y con otras, es muy sarcástico y dice que es bueno para ellos porque así, piensan y pueden llegar a comprender cosas que a lo mejor están fuera de su catalogo, solo tienen que querer hacerlo. Mientras hacemos cosas así mi amigo y yo, que estamos muy compenetrados, nos miramos cómplices y nos descojonamos por dentro, al ver de reojo las caras de nuestro flipado y espontáneo publico, y es que la vida hay que vivirla y si puede ser riéndose y sin trabajar pues mejor que mejor.

Mi amigo es de los que piensan esto y lo proclama a los cuatro vientos, también dice una cosa que me gusta mucho: - "LA VIDA ES COMO UN HELADO, SI NO LO COMES RAPIDO SE TE ESCAPA ENTRE LAS MANOS", mi querido Martín.- La verdad es que a veces tiene salidas inteligentes, no todo el tiempo pero, de tanto en cuando, echa a andar su cabecita loca, incluso en estas, mis memorias, le he permitido alguna que otra incursión literaria, (siempre bajo mi estricta supervisión, claro)

Al día siguiente de la fiesta. Cogimos los bártulos para preparar el viaje a nuestro nuevo destino: FRANCIA, LIBERTE, FRATERNITE, IGUALETE; que bonito si fuera cierto, a pesar de todo estoy seguro de que es un gran país.

La hermana de Ana, nos ha prestado una furgoneta de su bodega para poder realizar este viaje, ya que en Europa será todo un problema conseguir vehículos preparados para mi transporte y además andamos fatal de dinero, con eso de proclamar a los cuatro vientos que es mejor vivir sin trabajar, nos cuesta un huevo y parte del otro el conseguirlo; y lo mejor de todo nos llevaba nuestra mujer?? bueno, la mujer de mi amigo, ya que el colega con casi cuarenta años que tiene , no a tenido tiempo de sacarse el carné de conducir, aunque bien mirado como no sea a punta de pistola no creo que se lo dieran, porque con esta memoria y el cacao que tiene dentro de su cabeza, no le falta nada mas que señales, pitos y flautas para terminar de estropeársela?? Y la verdad, tampoco iba yo a viajar muy tranquilo conduciendo él.

Cruzamos la frontera hasta llegar a Grenoble (alpes franceses) y mi amigo llamo a sus colegas para decirles que llegábamos en un par de horas como mucho. ?l estaba muy contento de ver a sus amigos franceses, Ana y yo también, Aunque todavía no les conocíamos, ?l recordaba donde vivían ( algo sorprendente para su averiada memoria ), llegamos hasta su casa, pitamos un par de veces y se asomó una cosa por el balcón de un piso, era uno de sus amigos; la cosa mas rara que he visto en mi vida, pero muy, muy rara, no es que fuera cara de drogata, quizás en algún momento la pudo tener de drogata, pero cuando yo le vi, ya era totalmente de marciano. No era ni guapo ni feo, porque no parecía de este mundo, lo único normal era su nombre Pierre, por lo que se ve que por lo menos habitaba en la tierra desde pequeñito. En esas llego Henric, este ya era mas normalito aunque la cara de drogata no se la quitaba ni dios, vamosss.

Estos dos elementos trabajaban en lo mismo que nosotros, en nada. Con los años que llevo viviendo con mi amigo todavía tiene que llegar el momento en que me presente algún colega suyo que trabaje, o que tenga un trabajo digamos que normal, o por lo menos legal, porque vaya peña , son buenos pero vagos un rato largo, vamos que para ellos lo del trabajo , se creen que solo es algo que sale en las películas , como los platillos volante, Cuando bajaron todos, el marciano, su mujer ( que es terrícola), Henric, su chica y la abuela de Pierre que vive con ellos,(una emigrante asturiana encantadora),todo fueron besos y abrazos ( los franceses son muy besucones) , me saludaron cortésmente y muy educados. Después de saludar a Ana, empezaron todos a reírse y a preguntarle a mi amigo que de donde era yo, y cuando les dijo que del moro, se quedaron todos alucinado, porque no entendían como habíamos pasado la frontera y llegado hasta Francia. El jefe, que para estas cosas, es muy diplomático, les contestó que "chinu-chanu *" y se quedaron igual.

Ellos vivían en un pequeño bloque de pisos y los que vivían en él, eran todos de la familia, muy simpática, majos y muy liberales, y todos se alegraron de tener un burro intelectual y filosofo de invitado. Como decía; vivían en un bloque y la planta baja tenia un jardín o lo que, en algún momento lejano pudo haber sido un jardín, con un pequeño apartamento que iba a ser nuestro hogar, mientras durara nuestra estancia allí. Como estábamos cansados del viaje, nosotros nos fuimos a descansar, ellos nos dijeron que descansáramos, que ellos mientras, prepararían en el ex - jardín, una mesa para la cena.

Yo me desperté el primero y me acerque a la mesa de los franceses, para saludarles y ponerme por encima de sus cabezas, para aspirar el humo sobrante de los hermosos porros que se estaban fumando, y desde luego habían puesto la mesa, pero no la que yo me imaginaba. Menos comida, había de todo, hongos alucinógenos, hachís, marihuana, coca en base, pastillas de varios colores y un rollo industrial de papel de aluminio?? y el marciano de cada vez lo era más.

Cuando se levantaron mis amigos, yo ya empezaba a estar colocadillo, mi amigo saco unas botellas de Elías Moro por si no bastaba lo de la mesa, se acercó a ella con cara de hambre, pico algo de lo que allí se ofrecía y se sentó a charlar con sus colegas. Yo me acerque a la mesa para que me enchufara una de vino y él cogió un par de setas y dijo: - toma Martín, come, que esto te va a gustar- y después me dio un trago de vino. Nunca había probado antes las setas, y fueron toda un experiencia, eso si que es alucinar, me puse delante de un pequeño árbol que había en el jardín y me quede estático mirando fijamente como se movía, cambiaba de forma el tronco y de color sus hojas, pude entrar dentro del árbol y convertirme en su savia, viajando por su interior y por el interior de sus hojas. Al cabo de un par de horas, salí del árbol para caer al suelo muerto de la risa, después miraba a mis amigos y les veía sus caras raras, diferentes, (menos la del marciano, que por primera vez me pareció humano), aunque yo iba un poco colocado pude ver que ellos tampoco se quedaban atrás. Cuando ya amanecía, nos retiramos a nuestros respectivos cuartos para soñar o alucinar con los angelitos.

Al día siguiente, nos fuimos con la furgoneta nosotros tres, a la montaña, porque estábamos en pleno corazón de los Alpes, estaba precioso con el paisaje todo nevado, pero con un sol radiante y no hacia demasiado frío.

Pasamos un autentico día de picnic. Cuando empezó a refrescar nos fuimos para la casa, y ahí estaban el marciano y su amigo, con la mesa puesta y echando humo como dos locomotoras, nosotros nos agregamos al convite y nos dispusimos a rememorar la noche anterior, pero esta vez fue Pierre el que dijo: - toma Magtín come - y él también se comió una.

Pero todo lo bueno se acaba y esto era muy bueno, pues, paso que mi amiga Ana, nos abandonaba de nuevo, desde luego que esta mujer es un relámpago, tan pronto esta, como no esta,?? es la ostia. Llevaba demasiados días fuera de su casa y lejos de Pepe (su perro) que la necesita por que esta un poco mayor y no conviene que estén lejos mucho tiempo el uno del otro. Me gustaría conocer a este perro, al fin y al cabo somos parientes, estoy seguro de que nos íbamos a llevar muy bien, mi amigo dice que es muy inteligente y que también se comunica con ellos como yo, Ana dice, que a veces se ríe, pero el jefe dice que es porque le pone del revés y lo parece??en fin Pilarán*, cosas del mundo de las drogas que reblandecen el cerebro y luego dan en pensar en cosas de tamaña índole. Una vez más nos quedábamos nosotros dos, mano a mano, ante el universo universal, y lo que era peor, sin Ana y sin furgoneta.

Pasamos una semana entera adorando la mesa mágica, porque siempre estaba llena y aquello no se acababa nunca, después de la cual, comimos el coco a Henric, para ir a Italia a vender el costo que este tenia guardado en espera de un comprador, además Henric, tenia un camión de la segunda guerra mundial, que había comprado en una subasta del ejercito.

La cosa salio bien y se convenció de las ventajas que le ofrecíamos, ya que mi amigo conoce gente en Italia que pagan muy bien el hachís bueno como el suyo. No quiero ni imaginar a que se dedicaba el jefe antes de conocernos para tener amistades con la mafia Italiana, porque a mi, que me digan lo que quieran, pero tienen todos una pinta de mafiosos que no pueden con ella, en fin, menos mal que yo voy con mi amigo que tampoco se queda atrás y se mueve como pez en el agua en este mundillo de los obreros del trapicheo. Solo iríamos, nosotros tres; el marciano se quedaría al cuidado de la mesa mágica.

El día de la partida, nos despedimos de Pierre y de su estupenda familia, no sin coger algo de la mesa para el viaje. Fuimos todo el viaje flipados y llegamos a Milán a rastras, donde estaban los amigos del "boss*", que nos llevaron a un pequeño pueblo y a un chalet muy bonito, pero lleno de perros de esos de pelea que no paraban de meterse conmigo. Tipos muy raros estos italianos,?? y muy peligrosos, iban tatuados por completo, incluso algunos, la cara, otros con la cabeza rapada y otros con unas crestas como el cepillo de una escoba, todos muy cachas y muy punkarras. Y es que no me explico donde encuentra estos ejemplares tan exóticos mi amigo, aunque ninguno podía competir con el marciano y su hábitat natural, "la mesa mágica". Nos dejaron una parte de la casa y todo el jardín para mi, con una caseta estupenda para dormir, Henric hizo su "bisnes*" y se marchó, pero no antes de darnos nuestra parte francesa del "bisnes". Lo pasamos en grande con los italianos, nos llevaron a todas partes, y como ellos son punkis, les gustan las extravagancias y dar la nota, me llevaban a todas partes y me metían en todos lo tugurios, y también estuve en un concierto punk y me puse hasta el culo de "speed", aunque antes tuve que pasar por maquillaje. Cogieron unos botes de spray y me pintaron de colores, después me colgaron unas cadenas al cuello (un poco incomodas, la verdad) y me ataron un pañuelo a lo pirata en la cabeza y tuve mucho éxito en todos y cada uno de los locales que visitamos?? si lo llego a saber me hago punk al principio de la historia. Y del jefe, que os voy a contar, yo le veía de colores todo el rato.

Fue una semana dura, todo hay que decirlo, sobre todo las mañanas con la resaca, aunque luego al ponerse el sol ya volvíamos a estar estupendos y preparando el programa de fiestas para esa noche (vamos como drácula).

Me gustó mucho experimentar con estos tipos y su historia punk, lo que piden es la anarquía total y como no se la dan, ellos la cogen por su cuenta y se lo pasan la mar de bien. Solo una cosa les tengo que reprochar, que a veces, son un poco fachillas, algunos no todos, pero se les ve el puntillo, pero buena gente al fin y al cabo, aunque no me gustaría tenerles de enemigos.

Preguntamos a Lorenzo como podíamos conseguir un vehiculo que nos llevara a Holanda, nuestro nuevo destino, ya que allí el jefe, también tiene amigos- contacto.

Yo estaba emocionado, porque cada nuevo amigo era diferente, no había ninguno de normal, no es que fueran subnormales, pero no eran lo que se suele entender por gente normal, y nunca sabia con lo que me iba a encontrar. Lorenzo hizo unas gestiones (muy atentos estos italianos) hasta conseguir un transporte, como él era el jefe de la pandilla y estos vendían de todo menos pan, mandó a uno de sus punkis a Holanda a buscar tripis, después claro esta, de comerle el coco mi amigo al italiano de las ventajas de la relación calidad precio del material que tenia su amigo holandés, ya que este los fabricaba.

Cogimos nuestra parte italiana del "bisnes" del costo de Henric y, al día siguiente, se presento el elemento que nos iba a llevar a Holanda y no tenia desperdicio, llevaba la cara y las orejas llenas de imperdible y tornillos, unos pelos en punta y de colores a modo de peineta, cuando abrió la boca, tenia dos dientes de metal y por dentro parecía el almacén de una ferretería y por lo entornados que tenia los ojos no parecía que fuera a llegar a holanda este hombre. Vamos, yo no creo que hubiera llegado al próximo pueblo después de este.

A mi amigo, todo este asunto parecía no importarle lo más mínimo, vamos, que ni se dio cuenta, solo dijo: - mira que bien Martín este artista nos va a llevar a holanda, ya esta todo solucionado.- yo desde luego, no las tenía todas. La camioneta, tampoco ofrecía mucha seguridad que digamos, el jefe cogió los bártulos y con la ayuda de la bruja averías, apoyaron unas tablas a la camioneta para que yo pudiera subir a ella, cuando ya estuvimos todos listos y preparados, la camioneta no arrancó y ninguno de mis dos acompañantes entendía de mecánica. Tuvimos que llamar a un amigo del hombre de hojalata, para que nos la arreglara. Y se presentó otro hombre de hojalata, pero este más colocado que el nuestro, pero mecánico, eso si??, no consiguió arreglarla hasta el día siguiente, momento en que, (con la argucia que se les caracteriza a los grandes mecánicos) se dio cuenta de que no tenía gasolina.

Cuando por fin arranco emprendimos viaje hacia la aventura, porque viajando con estos dos tíos, la aventura y la emoción están aseguradas. Y es que mi amigo se mimetiza con la gente, cuando se junta, se convierte en uno de ellos, lo que pasa, es que siempre se mueve dentro de la misma gama de individuos. En cada bar de carretera, parador, hotel y en todos los "puticlub" y salas de fiestas que nos salían al paso, lo que nos retasó un poco la llegada a nuestro destino, aunque solo tardamos tres días en un viaje de unas quince horas como mucho, y llegamos a la casa del amigo de mi amigo, que como me imaginaba, no tenia desperdicio. Pero este era diferente, este iba de "santón", era mayor con barba, pelo largo y túnica color crudo, vamos Jesucristo superstar a punto de crucificar, y encima hablaba despacito y bajo.

Nos saludó y el punki le besó la mano y le hizo una reverencia, no sé, habría tenido una especie de revelación al verle o le confundió con algún santo. Muy simpático este hombre santo y buena gente, estuvieron un par de horas negociando el "bisnes" y cuando todo estuvo atado y bien atado, pasamos a la acción, el cura, (perdón, el "santón".) Sacó una bolsita y metió la mano en ella, para sacar muy despacio, unos cartoncitos con dibujitos de colores, y el hombre como si estuviera dando la comunión, nos los fué ofreciendo a cada uno, a mi también, como si ya supiera que yo también, era consumidor habitual de estupefacientes, yo pensé que a lo mejor, también era adivino este hombre. Yo cerré los ojos y acepte gustoso este ofrecimiento, y vaya cosa hermanos, vaya viaje, en mi vida pensé que vería las cosas que vi y entendería en ese viaje a través de la lógica, la razón y la filosofía, podía entender el universo y el porque de las cosas, el porque de la vida y un sin fin de cosas que nunca me había parado a pensar. Estuvimos toda la noche volando y yo veía volar al "santón" todo el rato, le veía como una especie de murciélago vestido de blanco y con barba, cuando aterrizamos, ya era de día y el hombre santo nos había preparado el desayuno, té con tripis, lo mismo que la cena del día anterior, pero estos eran diferente, como puntitas de lápiz y mucho mas suaves, por lo menos las dos primeras horas, en las que parecía que estábamos haciendo los preparativos para la marcha del italiano.

Pero las cosas se complicaron un poco y de repente no nos acordábamos cual era de los cuatro el que se tenía que marchar a Italia, un poco más. Y mandamos al "santón" sin darnos cuenta, pero cuando le estábamos despidiendo no nos acordamos de donde había que ir, ni como, ni para que. De repente, sonó una campanilla y nos quedamos en silencio y mirándonos, y, entonces comprendimos, había alguien al otro lado de la puerta y no sabíamos que hacer??y sonó por tercera vez, y nosotros nos mirábamos unos a los otros con los ojos como platos y sin saber qué hacer, entonces mi amigo, (que estas situaciones las controla bien) zanjó el asunto mirando al "santón" y le dijo: - ¡¡¡aaabbrrreee, coño!!!- y abrió. Tras esta, apareció una muchacha regordeta, rosadita y mona, de unos treinta años, esta recién salida de la película, hair, con sus florcillas en el pelo y muy hippie. Entró, y beso al santo, (digo al "santón") después nos besó a nosotros (a todos) nos puso una de sus florcillas en el pelo y nos dijo algo del pis, o si queríamos haces pis. O algo referente al pis, como lo dijo en holandés, es lo único que entendí. Su amigo le dio uno de los micropuntos que andaban por ahí, y ella no tardo en volar y bailar como una descosida, y, el "santón" pululaba a su alrededor tocando unos platillos que se ato a los dedos, y pronto se empezaron a buscar para acabar los dos en pelotas y follando en mitad del salón como dos poseídos.

En fin, pilarín, cosas de la química bien cocinada.

Como no hubo manera de saber lo que teníamos que hacer, ni para que estábamos, ni nada de nada, porque llego un momento en que no sabíamos ni quieres éramos, yo me llegue a creer que era el "santón". El "santón", se debió de creer que era la chica porque estaban del revés, al punkarra le entro rollo místico y andaba por la casa con los brazos extendidos y las palmas de sus manos mirando hacia él, llorando como una magdalena y dando gracias a dios o al patrón de los ferreteros por alguna cosa sin definir. El jefe para estas cosas no suele sorprender mucho, es bastante clásico, como siempre, se queda sentado en el suelo de una esquina entretenido con una botella de cualquier cosa?? menos de agua, por lo visto le salen sarpullidos solo de mirarla.

( -¡Martín, no te pases¡-)

Al día siguiente, no hubo desayuno con diamantes, ese día fue bastante duro y triste,??y hacia frío, un frío helado. Todo fue bajada y resaca??muy malos estábamos todos.

*******************************************************************

*infienno pá los guiris: infierno para los extranjeros

* Kebire: fiesta grande en árabe.

*Elías Moro: marca de vino.

*chinu-chanu: poco a poco.

* en fin pilarín. Expresión típica.

* boss: jefe en inglés.

*bisnes: negocio en argot

COMENTARIOS (1)

Lucia Slamena - 06/20/2009 - 00:17 - :

Un dia soledo en Tarifa,conosi a Miro´,era un burro suizo y acaba de terminar su largo viaje de los Alpes suizos.Tardo dos años y unos dias.....me conto sus aventuras que no eran pocas y me diverti mucho igual que con el burro Martin,me pregunto si por casualidad no ois habeis cruzado....????

Valora este comentario Una estrella Dos estrellas Tres estrellas Cuatro estrellas Cinco estrellas ( 7 votos - media: 4.14 )

AGREGAR COMENTARIO

Nombre:

Email:

Web:

Comentario:

Codigo antispam / Antispam code:8266

© CapiTanito - 2018