CONTROL ACCESO MAYOR DE EDAD

Soy mayor de edad

 

Hook

06/03/2009 - 11:12 - 00690 visitas

Esto debería ser la historia de Veronique (entre otras), una cerda con graves problemas de salud, ya que padece una fuerte depresión mental, provocada por un paranoico temor a ser sacrificada en el matadero municipal de su ciudad natal ¨PARIS¨.

Solo le queda una satisfacción , y es la de que sus carnes vayan a parar a uno de los grandes restaurantes de la ciudad que dio conocer al mundo una novedosa forma de combinar los alimentos, elaborada por las manos mas expertas de la vieja Europa, Nouvelle cousine años sesenta, Paul Bocuse,¨ El mago de Lyón ¨ capital Paris, la ciudad que vio nacer a nuestra protagonista Veronique, a secas sin apellidos, porque la población porcina, aunque sea de Paris no tienen apellidos, ni tampoco nombre, solo son cerdos, o dicho de otra manera, comida para humanos.

Solo se llama Veronique o quizás, otra cosa, por voluntad propia, aunque jamás serán llamados por ese nombre, que solo ellos o ellas conocen, y solo puede sonar en su cabeza, igual que sus pensamientos jamás saldrán a la luz, por una razón muy sencilla, porque se supone que los alimentos no piensan, al igual que las galletas, las salsas, o las crepes no tienen la capacidad de pensar, esto está reservado a la raza humana, aunque a veces, yo, igual que Veronique, lo pongamos seriamente en duda, si bien nos pese a los dos , o por lo menos a mí. El mayor anhelo de Veronique, o mejor dicho , el segundo mayor anhelo de Veronique, es poder ser comprendida, (aunque para ello antes debería ser entendida) y para ello debería hacerse realidad su primer anhelo, que no es otro, que el de poderse comunicar con la raza humana, o dicho de otra manera , poder hablar.

Yo nunca he pretendido desanimarla, nada mas lejos de mi intención, aunque mi trabajo me cuesta esconder unos hechos que desgraciadamente para Vero, son reales como la vida misma, sus temores, son mas que acertados, y se me hace muy cuesta arriba, quitarle hierro a algo que es muy evidente, a mal que nos pese a los dos (sobre todo a ella).

Aunque nunca entramos en esta temática ya que ninguno de los dos tenemos respuestas a esta desagradable y dramática situación, solo miradas de impotencia ante semejantes adversidades con las que nos enfrenta la vida y no es que no pongamos todo nuestro empeño y conocimientos, para por lo menos, ganar tiempo y buscar una solución para evitar una muerte mas que anunciada.

Ella, evita pensar en el triste desenlace, pero yo comprendo que es algo, sino imposible, por lo menos terriblemente difícil ante un panorama de semejantes características, ya que todas la mañanas a primera hora, con las primeras luces del alba, como un vil verdugo contratado a tiempo parcial por las huestes municipales hace su aparición la oscura figura del temido y odiado veterinario, con sus carpetas y su maletín, con los tampones municipales de la oficina de sanidad , para elegir después de una breve consulta, a esas carpetas donde tiene anotadas las fechas de nacimiento y el momento óptimo para el sacrificio de todos y cada uno de los animales que componen esa granja parisina.

Estas y los tampones serán los que le ayudaran a elegir, y después a certificar sus carnes como aptas para el consumo humano, él, y solo él, es quien tiene el poder sobre las vidas de Vero y sus compañeros de granja, o dicho de una forma mas real, él es quien tiene la lista de los condenados a muerte, él es quien les trae al mundo, y él es quien los borra de el.

Triste destino para un ser vivo, que antes de nacer, ya tiene su destino, escrito en unas frías cartas de restaurante.

Triste destino para un ser vivo cautivo de sus deliciosas carnes.

Ella me mira con sus ojos enrojecidos de miedo, de ira, o de incomprensión, o de una amalgama de las tres cosas, y no te creas que no te entiendo, mi querida Veronique: - ¿pero que puedo hacer yo por ti? Aparte de no comer cerdo?? te lo debo ¿que puede hacer un pobre inmigrante marroquí encargado de limpiar las cochineras? , ¡si valgo menos que tú!. ??

- Te aseguro que está mucho más barato el kilo de inmigrante moro, que el de ¨viande de cochon*¨como la llamáis vosotros...

¿??y quien me asegura a mí que cuando salga del trabajo no me voy a encontrar a un trastornado grupo de ¨skin heads¨ con ganas de fiesta y me muelan a palos mandándome pa´l otro barrio?... sin certificado de sanidad, ni lista, ni restaurante de lujo. Para que te des cuenta mi querida Veronique, de que no somos tan diferentes,?? ¿me escuchas Veronique?, somos dos almas gemelas, la vida es muy perra, te lo aseguro... si yo te contara Veronique, sin ir más lejos te contaré algo que les ha pasado a unos hermanos musulmanes que trabajan en España, concretamente en Almería, y más concretamente en los invernaderos recogiendo tomates?? y lo que pueden, ahí es donde comen... poco, trabajan mucho?? y malviven todo el tiempo. Para que te hagas una mínima idea de lo que es aquello, te diré que van en cuadrillas de treinta o cuarenta subpersonas que cuando no hay trabajo permanecen en unos subbarracones, con techos de hojalata con una temperatura en su interior, que podrías asar un pollo en quince minutos , y encima , con el agravante, de que su capacidad es para unas quince personas, pero como mis hermanos no son personas, sino que son moros, que para los encargados de los invernaderos es muy diferente, razón por la cual, meten ahí a una cuadrilla de treinta o cuarenta útiles de trabajo , imagínate, se pone aquello a 200º c. para que te des cuenta, aquí por lo menos os sacrifican que queda como mas bonito y con veterinario y todo , allí se mueren de calor y de pena y sin un triste veterinario que les ponga el tampón de sanidad, de todas formas no creo que pasaran el examen sanitario porque no tienen ni agua para lavarse los pobres?? ya ves como son las cosas, cuando estaban en Marruecos buscaban dinero como locos para pagarse el viaje a España con una destartalada patera arriesgando sus vidas, y ahora, que están en este país, trabajan como mulas para conseguir dinero para regresar de nuevo al suyo?? razón por la cual, se aprovechan de ellos pagándoles sueldos miserables y vergonzosos. Te aseguro Veronique que cada día entiendo menos este mundo y a las personas que lo habitamos, y no me extraña que yo esté aquí en Paris, contándole mis penas a una cerda deprimida, y que al fin y al cabo es mi mejor amiga, si esto lo contara yo en mi pueblo con la tirria que os tienen allí a la raza porcina, me echaban del país a palos?? pero ellos no pueden entender nuestra mistad, y es que a veces los moros somos un poco cerrados de mollera. En fin Vero, parece que hoy también te has librado de ir a para a las fauces de un humano. Has tenido más suerte que yo, que ya me tienen bien hincado el diente.-

(Al día siguiente)

- Muy buenos días Veronique, ¿Qué tal te encuentra hoy? Hoy te he traído un pequeño regalo en forma de poesía para ver si te animas, ¿te acuerdas que ayer te hable de mis hermanos moros y de la explotación a la que eran sometidos igual que yo y que la mayoría de inmigrantes provengan de donde provengan?, porque los inmigrantes provienen siempre de países mas pobres que al que se dirigen, si provinieran de países mas ricos ya no serían inmigrantes?? serían turistas, y tampoco serían moros?? serían árabes, (que parece lo mismo pero no lo es), se podría decir que la diferencia es una cuestión de ceros mas que geográfica; pues como te decía, anoche, cuando llegué al cuarto que tengo alquilado , me acordé de una poesía que escribió un buen amigo mío español, que hace referencia a lo que te estuve contando, se titula, ¨ EL PERRO QUE VINO DEL MAR ¨ y dice así:-

¨ En las noches de luna llena le oigo aullar,

desde la terraza le escucho llorar mirando al otro lado del mar,

buscando sus dunas entre la oscuridad,

preguntando a la luna si era tan preciso dejar esa brisa que le dio la vida pero no la libertad,

en las dunas era un hombre,

se hecho a la mar como un hombre,

pero las luces de colores le convirtieron en un animal,

allí dejo su nombre de hombre,

allí le puso una madre a la que ya no puede recordar,

aquí eres mi perro y yo te voy a enseñar, a buscar entre las basuras,

mas no te voy a dar,

esto es propiedad privada, privada de humanidad.

Yo ando bajo mis luces que con tu sangre tienes que alimentar,

Y si eres un perro bueno mañana te compraré un collar con su cadenita de oro para que yo pueda fardar, y con una inscripción que ponga, ¨ El perro que vino del mar ¨??

- Bueno Veronique ,que te ha parecido la poesía de mi amigo , ¿ a que es triste? , tristemente real desgraciadamente.-

Cuantas cosas tenemos que inventar a veces para poder hablar de las cosas que le joden a uno. ¿Cuántas tonterías escritas para descubrir una verdad?... ¿cuantas mentiras para descubrir una verdad?... Aunque la depresión de Veronique es real como la muerte misma y tan real como esta mentira sacada de la mas inhumana y vigente cotidianidad.

SALAM-AALEYCUM HERMANOS.

*viande de cochon: carne de cerdo.

AGREGAR COMENTARIO

Nombre:

Email:

Web:

Comentario:

Codigo antispam / Antispam code:8415

© CapiTanito - 2018